El pianista amnésico no sabe tocar


El hospital inglés ha dado el alta a su paciente más célebre, el desconocido del que se pensaba que era un músico profesional, aunque ahora parece que toca con un solo dedo

Después de varias semanas de pistas falsas y especulaciones, el misterio del hombre del piano parece haberse despejado. El extraño caso del desconocido que apareció empapado en una playa del condado de Kent, en el sureste inglés, del que se ignoraban tanto su nombre como su nacionalidad, pero que llamó poderosamente la atención porque se comunicaba a través de un piano, se ha terminado abruptamente. Este fin de semana, los médicos le dieron el alta a su paciente, al notar que había experimentado una «notable mejoría». Es más, pudieron averiguar que era de nacionalidad alemana, que su padre era el propietario de una granja y que tenía dos hermanas. Asimismo, el amnésico confesó que había perdido su empleo en París, lo que le llevó a subirse a un tren Eurostar para suicidarse en la costa británica.

La policía lo detuvo antes pero nadie pudo arrancarle una palabra, mucho menos saber su nombre o procedencia. El caso acaparó titulares cuando sus cuidadores explicaron que había dibujado con gran detalle un piano de cola. Se llegó a pensar que se trataba de un músico profesional y se envió su fotografía a varias orquestas europeas para tratar de identificarlo. Pronto aparecieron posibles candidatos pero ninguno acabó por encajar. Mientras, Pianoman seguía fascinando gracias a supuestas interpretaciones magistrales de clásicos como El lago de los cisnes , de Tchaikovsky.

Ahora, el supuesto pianista podría no saber ni tocar una tecla. Así lo asegura la información de The Daily Mirror , quien cita a una fuente anónima del personal del hospital: «Nos dijo que había dibujado un piano porque fue lo primero que se le pasó por la cabeza. Pero cuando tocó el piano en el hospital no lo hizo tan bien. Al contrario de lo que se dijo, sólo le daba a una tecla». De esta falta de habilidad ya se apuntó pocos días después de ingresar, cuando alguien rebajó su nivel de concertista profesional al de un aficionado. La dirección del hospital ha rehusado comentar sobre la información del tabloide, argumentando que los expedientes médicos son confidenciales, pero el periódico inglés, en la más pura tradición de los tabloides británicos, explica que el Estado se ha gastado un buen montón de libras en el caso de un bromista, y que las autoridades están pensando en demandarlo.

Sin etiquetas

La atención se ha desviado de intentar averiguar la identidad del hombre del piano a saber si su enfermedad era fingida. De sus ropas habían desaparecido todas las etiquetas, un rasgo que se asoció con el autismo. También se pensó que se habría caído al mar desde una embarcación y que permanecería bajo los efectos de un trauma.

Pero en torno a este caso muchas preguntas todavía no han encontrado respuesta. ¿Por qué se hizo pasar por un pianista? ¿Fingía conscientemente o era un síntoma más de su enfermedad? Y, lo más importante, ¿cómo se llama y a qué se dedica? La fuente del Mirror asegura que es homosexual y que cuidaba enfermos, profesión de la que podría haber aprendido para engañar a los sanitarios.

El hombre misterioso ya se encuentra en su casa -al menos en su país, así lo ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores- pero el sistema británico de salud no quiere divulgar su nombre hasta dar por concluida la investigación. En toda esta historia hay, además, un punto de surrealismo en su conclusión. Según The Daily Mirror , después de semanas y semanas sin pronunciar palabra, una enfermera entró en su habitación y le espetó: «¿Piensas hablarnos hoy?», a lo que el paciente sorprendentemente respondió: «Sí, creo que lo haré».

Autor: Marta D. Brown
Medio: La Voz de Galicia
Fecha: Martes 23 de agosto de 2005
Notas: © Copyright LA VOZ DE GALICIA, S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España)
ID: 1976 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página