'Piano man', tocata y fuga


El joven confiesa que es alemán, perdió su trabajo en París y viajó al Reino Unido para suicidarse


Su fotografía dio la vuelta al mundo y su historia fue contada en todos los idiomas. El hombre del piano, a quien se encontró trajeado y empapado en abril en una playa inglesa, ha roto su silencio después de cuatro meses ingresado en un hospital del Reino Unido, del que ya ha sido dado de alta. Ha confesado al personal del centro que es alemán, que había estado trabajando en París y que, tras perder su empleo, decidió viajar al Reino Unido. El joven, de 20 años, pretendía suicidarse cuando fue recogido por la Policía en la costa del condado de Kent.

Poco después de haber sido ingresado, y como no hablaba, se le entregó un cuaderno y un lápiz: dibujó un piano de cola. Entonces, se le acompañó hasta la capilla del centro, donde dejó a todos con la boca abierta cuando empezó a tocar. Se dijo que era un virtuoso capaz de interpretar piezas clásicas de memoria durante horas y su asistente social, Michael Camp, afirmó que «revivía» cuando tocaba. Sin embargo, ahora, dos reporteros del diario sensacionalista Daily Mirror, que defienden haber destapado la verdad, dicen que no tocaba bien el piano.

El hospital recibió más de mil llamadas y alrededor de doscientos mensajes de correo de personas que creían reconocerle: se especuló con que podía tratarse de un músico callejero francés o un teclista de una banda de rock checa; se pensó que podía ser noruego, después de haber señalado en un mapa la capital del país, Oslo. El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, que no ha revelado su identidad, ha confirmado ahora que es de Baviera. El músico ha indicado también que es homosexual.

Ahora, muchos se preguntan cómo pudo fingir tan bien. Según el Daily Mirror, el hombre del piano había trabajado con enfermos mentales, lo que le ayudó a copiar comportamientos con los que mantener engañados a sus cuidadores. Primero pensaron que sufría de estrés postraumático; después, lo describieron como un intelectual autista. Aunque el joven parece encontrarse ya en Alemania, la historia no está cerrada.Quedan lagunas sin resolver, como el hecho de que cuando le encontraron las etiquetas de su ropa habían sido arrancadas.

Autor: AINHOA PAREDES
Medio: La Verdad Digital
Fecha: Martes 23 de agosto de 2005
Notas: © Copyright LA VERDAD DIGITAL S.L.
ID: 1962 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página