El 'joven del piano' desmonta el misterio


se trata de un alemán que pretendía suicidarse en inglaterra


El misterioso hombre del piano es un alemán que pudo estar fingiendo una enfermedad mental. El joven rompió el viernes su silencio para explicar que trabajaba en París, y que se deprimió mucho cuando se quedó en paro. Los médicos ya le han dado el alta.

El enigmático hombre del piano, que apareció elegantemente vestido en la costa inglesa en abril pasado sin documentación alguna y sin decir palabra, rompió por fin su silencio: es alemán y viajó al Reino Unido tras perder su empleo en París.

El individuo sin nombre, de mirada perdida y formas taciturnas, se identificó como un cuidador de enfermos mentales que se disponía a quitarse la vida cuando fue encontrado en una carretera de la isla de Sheppey, en el condado de Kent (sur de Inglaterra), informó ayer el Daily Mirror. Tras varios meses de tratamiento, el hombre del piano, cuyo enigma intrigó y conmovió a la sociedad británica, fue dado de alta el viernes del hospital psiquiátrico en el que estaba ingresado y regresó a su país natal. Ahora los médicos que en su día se mostraron fascinados por su comportamiento no descartan la posibilidad de que haya estado figiendo durante todo este tiempo.

Cuando apareció, como salido de la nada, el pasado 7 de abril, el individuo llamó la atención por comunicarse tan sólo a través del dibujo y por tocar el piano. Al poco tiempo de recogerlo, el hospital recibió más de mil llamadas y alrededor de doscientos correos electrónicos de personas que creían reconocerle.

Un 'virtuoso' que había trabajado antes con enfermos mentales

El Ministerio de Exteriores alemán confirmó ayer que el joven del piano es del estado de Baviera, aunque no ha revelado su identidad. Su padre, según su propia confesión, es propietario de una granja y tiene dos hermanas. También les dijo que era homosexual.

Ahora, muchos se preguntan desconcertados, cómo pudo fingir tan bien. Según el Daily Mirror, el joven había trabajado con enfermos mentales, lo que le ayudó a copiar ciertos comportamientos con los que mantuvo engañados a sus cuidadores. Primero pensaron que sufría de estrés post traumático, aunque después lo describieron como intelectual autista. Aunque el misterioso joven parece encontrarse ya en Alemania, la historia no está cerrada. No sólo quedan lagunas sin resolver, como el hecho de que cuando lo encontraron las etiquetas de su ropa habían sido arrancadas, sino que todo podría tornarse en su contra: aunque el hospital confirmó haberle dado de alta por su notable mejoría, podría ser obligado a pagar los gastos derivados de su cuidado durante los 120 días que permaneció ingresado. En su día se dijo además que era un virtuoso pianista capaz de interpretar piezas clásicas de memoria durante horas. Sin embargo, ahora, los dos reporteros del Daily Mirror, que defienden haber destapado el final de esta historia, comentan que en realidad no tocaba bien el piano, y se limitaba a darle a una tecla.

Agencias: EFE
Medio: Canarias 7
Fecha: Martes 23 de agosto de 2005
Notas: © 2005 Inforcasa
ID: 1912 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página