El 'hombre del piano' rompe su silencio


londres. El rompecabezas en torno al misterioso pianista se ha resuelto: el presunto músico que a comienzos de abril fue hallado en la costa británica con las ropas empapadas y que no respondía a las preguntas sobre su identidad es de origen alemán. Es un joven de 20 años de Baviera, confirmó ayer un portavoz del Ministerio del Exterior en Berlín.

El hombre regresó este fin de semana al sur de Alemania. Según el Daily Mirror, su padre posee allí una granja. El rubio pianista engañó con su presunta amnesia a los médicos de la clínica que lo estuvieron tratando todos estos meses. Durante meses no pronunció una sola palabra. Las autoridades sanitarias británicas se limitaron a confirmar que el hombre del piano ya no está bajo su custodia. Hasta que concluyan las investigaciones, no harán más declaraciones.

Desde el principio, el joven, que había sido hallado con las ropas mojadas y sin documentación, respondía a todas las preguntas dibujando un piano. De ello se infirió que podía tratarse de un músico que quizás había sufrido una experiencia traumática o un colapso nervioso que le provocó una pérdida de memoria.

Además, circularon informaciones según las cuales tocaba increíblemente bien música clásica. Algo que, sin embargo, no se confirmó en la clínica Little Brook de Dartfort, Kent. "Lo que dicen ahora es que golpeaba constantemente una tecla en la capilla del centro", dice el Daily Mirror. Parece que dibujó el piano solamente porque fue el primer objeto que le vino a la mente.

El caso llenó titulares en todo el mundo. Más de mil personas llamaron dando datos de amigos desaparecidos, vecinos o colegas. Un polaco de Roma dijo estar seguro al 99 por ciento de que el misterioso joven era un músico callejero francés. Luego, una mujer alemana dijo ver en la foto del desconocido a un antiguo vecino al que había reconocido por sus ojos tristes.

Tampoco llevaron más allá las informaciones sobre el, al parecer, desaparecido músico checo Tomas Strnad. Una y otra vez se desvanecían las esperanzas de resolver el secreto. Las investigaciones en Noruega y Canadá también resultaron infructuosas.

Según el Daily Mirror, una enfermera le preguntó el viernes: "Bueno, ¿va a hablar hoy con nosotros?". Y él respondió: "Sí, creo que sí". Al parecer, le dijo a los médicos de la clínica que había perdido su trabajo en París y que viajó a Inglaterra con el tren Eurostar. Allí pretendía suicidarse. Sin embargo, cuando fue abordado por la Policía e interrogado, se acordó del comportamiento de los enfermos mentales, a los que solía cuidar en el pasado.

Imitó entonces algunas conductas típicas y logró así engañar a los doctores. Algunos quisieron ver en su comportamiento y en su constante mutismo señales de un trastorno autista. Previamente habían fracasado todos los intentos de hablarle en varios idiomas. La Seguridad Social británica, que gastó mucho dinero en el cuidado del joven, quiere ahora demandarlo.

Medio: Diario de Sevilla
Fecha: Miércoles 24 de agosto de 2005
Notas: © Editorial Andaluza de Periódicos Independientes, S.A.
ID: 1906 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página