El falso hombre del piano


El joven que apareció en una playa inglesa rompe cuatro meses de silencio y dice que es un alemán que se iba a suicidar.


Su fotografía dio la vuelta al mundo y su historia fue contada en todos los idiomas. El conocido como hombre del piano, a quien se encontró trajeado y empapado en abril en una playa inglesa, ha roto su silencio después de cuatro meses ingresado en un hospital del Reino Unido.

El misterioso individuo confesó al personal del centro que era alemán, que había estado trabajando en París y que, tras perder su trabajo, decidió viajar al Reino Unido. El joven, de 20 años, pretendía suicidarse en el momento en que fue recogido por la Policía en la costa del condado de Kent, en el este de Inglaterra.

Poco después de haber sido ingresado y en vista de que no hablaba, se le entregó un cuaderno y un lápiz, con el que dibujó un piano de cola. Entonces, se le acompañó hasta la capilla del centro, donde dejó a todos con la boca abierta tan pronto como empezó a tocar. En su día, se dijo que era un virtuoso pianista capaz de interpretar piezas clásicas de memoria durante horas e incluso su asistente social, Michael Camp, afirmó que su paciente «revivía» cuando tocaba. Sin embargo, ahora, los dos reporteros del diario sensacionalista Daily Mirror, que defienden haber destapado el final de esta historia, comentaron que en realidad no tocaba bien el piano.

De una granja alemana

El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, que no ha revelado su identidad, confirmó que es del estado de Baviera. Su padre, según comentó el viernes a los enfermeros, es propietario de una granja en Alemania y tiene dos hermanas. También les dijo que era homosexual.

Ahora, muchos se preguntan desconcertados, cómo pudo fingir tan bien. Según el Daily Mirror, el "hombre del piano" había trabajado con enfermos mentales, lo que le ayudó a copiar ciertos comportamientos con los que mantuvo engañados a sus cuidadores. Primero pensaron que sufría de estrés post traumático, aunque después lo describieron como intelectual autista.

Aunque el misterioso joven parece encontrarse ya en Alemania, la historia no está cerrada. No sólo quedan lagunas sin resolver, como el hecho de que cuando lo encontraron las etiquetas de su ropa habían sido arrancadas, sino que todo podría tornarse en su contra: aunque el hospital confirmó haberle dado de alta por haber experimentado una notable mejoría, podría ser obligado a pagar los gastos derivados de su cuidado durante los 120 días que permaneció ingresado ocultando su identidad.

Medio: Diariodenavarra.es
Fecha: Martes 23 de agosto de 2005
Notas: © Diariodenavarra.es
ID: 1869 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página