Sorprende al poblado alemán de Prosdorf la revelación de la identidad del joven


Asegura su familia que el Pianoman en verdad tiene problemas mentales


Andreas Grassl era voluntario en un hospital siquiático francés antes de desaparecer


Londres, 24 de agosto. La familia del Pianoman Andreas Grassl, de 20 años y de nacionalidad alemana, asegura que el joven no fingió haber perdido la memoria al ser hallado sin documentación en Gran Bretaña hace cuatro meses, según publica hoy The Daily Telegraph.

"Mi hijo no es un farsante", aseguró su padre, Josef Grassl, de 46 años, quien vive en Prosdorf, en Baviera. Andreas sufre problemas siquiátricos y está siendo tratado por los médicos, dijo, y añadió: "No sabemos qué fue lo que pasó exactamente".

El abogado de la familia, Christian Baumann, declaró por su parte al diario inglés The Sun que no es cierto que el hospital británico en el que estuvo internado Andreas reclame una indemnización. "No es verdad. Hemos hablado con el hospital y ellos no demandan nada semejante."

El caso del misterioso pianista generó titulares en todo el mundo. El hombre fue encontrado en abril en la playa del puerto de Sheerness, en el sureño condado inglés de Kent. Estaba empapado, sin documentación y no hablaba. Como trascendió que había dibujado un piano y que sabía tocar muy bien, la prensa lo bautizó como el Pianoman.

El viernes pasado decidió por fin hablar y reconoció ser alemán. La embajada germana en Londres informó a la familia, que había dado por desaparecido a su hijo en mayo.

Ninguno de sus parientes se había enterado de la existencia del pianista. "Trabajamos en nuestra granja desde hace 25 años y no tenemos tiempo para vacaciones, para ver la televisión o leer el periódico", aseguró Josef Grassl al Daily Telegraph.

El abogado desmintió también una información de la prensa británica según la cual Andreas no sabía tocar el piano. "Aprendió solo a tocar el teclado en casa y sabe varias melodías, aunque no sea un virtuoso", afirmó.

Reporteros y equipos de televisión de todo el mundo llegaron al pequeño pueblo bávaro de Prosdorf, donde al antiguo monaguillo, ahora de 21 años, buscó refugio con su familia tras ser expulsadoel viernes de una clínica para enfermos mentales de Gran Bretaña.

En Prosdorf lo conocen de toda la vida. Lo que no sabían es que Andreas es el Pianoman.

"No podemos creer que el dulce pequeño Andreas sea el Pianoman", dijo un granjero a RTL Televisión.

"Era el niño más inteligente en clase, se portaba muy bien y era tímido, de ésos que no pueden ni lastimar una mosca", agregó. "Nunca se nos ocurrió que el Pianoman y Andreas pudieran ser la misma persona", agregó.

Lo último que habían escuchado todos en Prosdorf es que Andreas había optado por realizar trabajo voluntario en un hospital siquiátrico en remplazo del servicio militar alemán.

Un amigo indicó que Andreas era muy bueno en la escuela y que se fue a Francia después de cumplir con su servicio social en un hospital en Saarbruecken. Según el abogado, fue allí donde comenzó a tener problemas siquiátricos. No se sabe con certeza cómo llegó a Gran Bretaña y si intentaba suicidarse cuando fue encontrado, dijo.

La prensa británica se refiere hoy al joven con magnanimidad acerca del joven y no le hace más reproches. El padre habló también con el Daily Mirror acerca de lo buena que fue la atención de los sicólogos británicos. "Vemos un gran cambio en él en comparación con antes. Me llevaré a Andreas conmigo a Inglaterra para decirles: 'Miren, está mucho mejor'. Pero, por supuesto, nunca podré pagarles por lo que han hecho."

Agencias: DPA
Medio: Desarrollo de Medios
Fecha: Jueves 25 de agosto de 2005
Notas: © Derechos Reservados 1996-2005 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
ID: 1850 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página