"Hombre del piano" mantiene intrigados a los británicos


El hombre fue hallado el 7 de abril deambulando en un pueblo costero del sur de Inglaterra, tenía el traje empapado y sin una sola etiqueta, y desde entonces se ha negado a comunicarse, excepto por medio de la música

Los británicos siguen con pasión el misterio del joven amnésico que no ha dicho una palabra en las cinco semanas transcurridas desde que le hallaron en una costa inglesa elegantemente vestido y totalmente empapado, pero que, sentado al piano, es capaz de tocar durante horas.

Nadie sabe cómo llegó el "hombre del piano" a la carretera de la isla de Sheppey, en la costa del norte del condado de Kent donde fue encontrado, caída ya la noche: se ignora si cayó al mar, si fue empujado y logró salvarse o si iba en un barco y logró nadar hasta la orilla.

Lo que contribuye al misterio es el hecho de que se hubiesen retirado todas las etiquetas del traje que llevaba, de la camisa blanca, de la corbata, y de los zapatos. Es como si alguien hubiese querido borrar cualquier huella que hubiera podido facilitar su identificación o, al menos, dar alguna pista sobre su origen.

El "hombre del piano", como se le conoce ya en el Reino Unido, pudo comunicarse únicamente mediante el dibujo. En el hospital donde fue recogido el 7 de abril, aterido de frío, dibujó sobre un trozo de papel un piano de cola. También dibujó una bandera con una cruz, que, según algunos, parecía una bandera sueca, aunque nadie está tampoco seguro de que sea así.

Alguien tuvo en cualquier caso la feliz idea de llevarle a la capilla del centro, donde había instalado un piano, y para sorpresa de todos, el joven se sentó e interpretó el Lago de los Cisnes, del ruso Tchaikovski, y otras piezas que parecen ser composiciones propias.

Todas son melodías melancólicas, que parecen no tener ni principio ni fin, que alguien ha comparado con algunas obras del compositor italiano Ludovico Einaudi.

"Si se le pone un piano delante, parece transformarse. Se relaja completamente y se olvida de todas las personas que están a su alrededor", comentan Michael Camp, que se ocupa de enfermos mentales n el hospital marítimo Medway, en Gillingham. Cuando no está al piano, parece como nervioso, muy consciente de cualquiera que se encuentre en sus proximidades y no deja acercarse a nadie.

La prensa y las emisoras de televisión han difundido para su posible identificación una foto sacada a distancia del joven rubio, que parece tener entre veinte o treinta años y mide un metro ochenta.

Intérpretes de los idiomas de los países bálticos y polaco llamados para ver si el joven era de la Europa del Este y conseguían sacarle alguna palabra no han tenido tampoco éxito.

Algunos han buscado ya paralelos entre ese caso y el de David Helfgott, el pianista australiano de origen judío-polaco que sufrió un profundo trastorno mental y fue llevado al cine con la película "Shine". Hay quienes piensan que el misterioso joven es un músico profesional que sufrió un trauma causante de su amnesia mientras que otros creen que es un simple aficionado.

En lo que todos coinciden es que la música es lo único que le queda de momento: un amnésico puede perder todos sus recuerdos y, sin embargo, conservar la capacidad de comunicarse por algún otro medio como es la música, en este caso.

El "hombre del piano" ha sido trasladado mientras tanto a la sección psiquiátrica del hospital de Little Brook, en Dartford, donde han puesto inmediatamente a su disposición su instrumento favorito.

Agencias: Cadena Global/EFE
Medio: CadenaGlobal.com
Fecha: Martes 17 de mayo de 2005
ID: 1665 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página