GRAN BRETAñA / La policía trata de averiguar la identidad de un joven que sólo se comunica a través de un teclado


El náufrago del piano


Nadie sabe su nombre, tampoco su edad, ni tan siquiera cómo suena su voz. Pero este misterioso joven recogido por la policía el mes pasado en el condado de Kent se expresa a las mil maravillas. Cuando los médicos le dieron un papel para que escribiera su nombre, él pintó un piano. Y al llevarle hasta un teclado estuvo tocando durante horas. Ahora se pide a las orquestas europeas que ayuden a identificarle.

Según publica El País en su versión digotal, el 8 de abril unos agentes de la policía local de Sheerness, un pueblo del condado de inglés Kent, encontraron a un joven de entre 20 y 30 años, alto y delgado, de pelo castaño y recortado. El traje negro y la camisa blanca que vestía estaban empapados, como si acabara de salir del mar. Poco más se sabe de él.

Ante su delicada situación, fue ingresado en el Medway Maritime Hospital. Allí, los médicos trataron de averiguar algo más de él, pero el muchacho mantenía un riguroso silencio. Ante la posibilidad de que hubiera perdido el habla, se le dio un papel para que, al menos, escribiera su nombre. En su lugar, garabateó dos figuras: una bandera sueca y un piano.

Aún no se sabe si la enseña corresponde a su país de origen, pero el instrumento, desde luego, sí dice mucho sobre él: un trabajador social le llevó a la capilla del hospital, donde hay un piano. Puso las manos sobre el teclado y tocó durante horas sin tomar descanso. Desde entonces, la música y pequeños asentimientos con la cabeza se han convertido en su única forma expresión. Se sienta al instrumento y no sólo interpreta distintas melodías sino que crea sus propias composiciones.

Gran angustia

El desconocido, que ha sido bautizado como El hombre del piano, permanece ingresado en una unidad de salud mental del norte de Kent al sufrir “una gran angustia” y la posibilidad de que haya sufrido un trauma. Mientras, National Missing Persons Helpline, el organismo que trata de encontrar e identificar a desaparecidos, pide ayuda a través del teléfono 00 44 0500 700700.

El caso recuerda al de David Helfgott, un pianista que obtuvo un gran éxito a pesar de sufrir una discapacidad mental. Su historia fue retratada en la película Shine. En estos días, los cines españoles proyectan La última primavera, que también narra la llegada de un náufrago a un pueblo de la costa inglesa y resulta ser un prometedor violinista polaco.

Agencias: PD / Agencias
Medio: Periodistadigital.com
Fecha: Lunes 16 de mayo de 2005
ID: 1629 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página