NO HABLA DESDE EL 7 DE ABRIL, CUANDO FUE HALLADO EN UNA PLAYA AL SUR DE INGLATERRA


Continúa el misterio sobre "El hombre del piano"


Aún no saben su nombre y cuál es su nacionalidad. Sólo sigue tocando música clásica.


Es francés o sueco? Más de 500 llamados tratan de identificarlo, sin lograrlo hasta ahora. "El hombre del piano" —como lo ha bautizado la prensa británica— languidece en un hospital psiquiátrico de Kent después de aparecer en una playa del sur de Inglaterra, empapado, mudo, perdido y sin saber cuál es su identidad. Pero sólo calma su profunda perturbación cuando toca durante horas música clásica, especialmente Tchaicovsky, en un piano de concierto, que fue lo único que dibujó a pedido de los médicos.

Un mimo polaco devolvió la esperanza por un rato cuando se acercó ayer a la policía italiana para identificar al joven de edad desconocida, cabellos claros, de más de 1,80 y flaco, como "el pianista francés Steven Villa Mason". Darius Dydymsky, un mimo de 33 años, le dijo a la policía italiana en la Fontana di Trevi que él conocía al "hombre del piano", después de haber leído su historia en la prensa italiana. Dydymsky sostuvo que habían trabajado juntos cinco años en Niza, donde "el pianista vive junto a sus hermanos, habla francés y muy bien inglés y es un músico de la calle". Efectivamente, Steve Villa Massone —no Masson— existe, toca el piano, vive en el balneario francés, estaba ayer allí y naturalmente desmintió ser el pianista amnésico. Reconoció que trabajó con el mimo pero que éste se confundió de personaje.

Miles de llamados llegaron a la línea de ayuda del hospital de Kent, establecida para tratar de identificarlo. Pero son más que nada interpretaciones sobre lo que le podría haber pasado al pianista y no una pista real para descubrir el misterio de alguien que no pronuncia una palabra desde el pasado 7 de abril, cuando fue hallado.

"Tenemos más de 300 nombres que deben ser verificados", explicó Michael Camp, el trabajador social que se ocupa del pianista.

En el hospital le mostraron una bandera sueca sin conseguir respuesta. Fue interrogado por intérpretes franceses, polacos, lituanos, alemanes, sin conseguir que dijera una palabra. Las etiquetas de su traje negro y su corbata han sido removidas y no hay una sola pista fuera de sus virtudes de pianista. ¿Será un inmigrante ilegal?

La historia parece un guión de un filme. Un productor de Hollywood ya está interesado en comprar los derechos de la historia, cualquiera sea el final.

Autor: María Laura Avignolo. PARIS. CORRESPONSAL mavignolo@clarin.com
Medio: Clarín.com
Fecha: Jueves 19 de mayo de 2005
Notas: Copyright 1996-2005 Clarín.com - All rights reserved
ID: 1555 Editar

<- Anterior | Siguiente ->
Volver al menú
Imprimir esta página